PERÚ

HELADAS

En Perú, los fenómenos climáticos de heladas y friaje causan daños en la salud de los pobladores de comunidades alto andinas y en sus actividades económicas. En los últimos años,  se han reportado miles de casos de neumonía, bronquitis y otras enfermedades respiratorias, oftalmológicas y estomacales que muchas veces terminan con la muerte de niños pequeños.

FENÓMENO DEL NIÑO

En el año 2017, el fenómeno conocido como “El Niño Costero” provocó uno de los mayores desastres naturales en el Perú. Debido a las fuertes lluvias,  se desbordaron ríos y se inundaron ciudades causando grandes destrozos. Este desastre dejó como saldo miles de damnificados, cientos viviendas colapsadas, decenas de fallecidos y más de medio millón de afectados.

TERREMOTO DE ÁNCASH

El domingo 31 de mayo de 1970 a las 3:23 p.m., un sismo de 7.9 grados azotó la costa y sierra del departamento de Áncash afectando a departamentos como La Libertad, Huánuco, Piura y Lima. Tras el fuerte sismo hubo un aluvión que sepultó la ciudad de Santo Domingo de Yungay. Además, está catalogado como el sismo más destructor de la historia del Perú, no solo por la magnitud sino también por la cantidad de pérdidas humanas.

CHILE

VOLCAN CHAITÉN

Después de miles de años sin acción volcánica, el día 1 de mayo de 2008, alrededor de las 23:38 horas, comenzó a hacer erupción el Volcán Chaitén. Más de cuatro mil personas tuvieron que ser evacuadas. Esta fue la mayor actividad registrada desde 1912. El volcán no se encontraba en la lista de los 125 volcanes activos en el país por lo que no fue monitoreado por las autoridades, quiénes no pudieron advertir el desastre.

ALUVIÓN

Fue uno de los desastres más violentos que azotó a la ciudad de Antofagasta en Chile, la cual está ubicada en el medio del desierto de Atacama. Este desastre dejó como resultado 91 víctimas mortales y 19 desaparecidos. Los seis aluviones fueron producto de una sorpresiva e inusual lluvia torrencial.

Terremoto 27F

A las 03:34 de la madrugada del 27 de febrero de 2010, un terremoto de 8,8 grados en la escala Richter sacudió gran parte de Chile. El desastre dejó más de 500 muertos y 2 millones de damnificados. Fue apodado simplemente “27F” y es el segundo sismo más fuerte en la historia del país sureño.